Infantil

Consideramos que desde la infancia la salud mental es objeto de atención clínica tanto en prevención como en atención temprana de las posibles alteraciones que puedan dificultar el desarrollo y el bienestar del menor.

1

Hemos de tener en cuenta que los niños no piden ir al psicólogo, sino que los padres y otros profesionales como profesores o pediatras son los que detectan los síntomas anómalos a través de su comportamiento y de su estado de ánimo. Una vez que han detectado la necesidad, los padres buscan respuestas y pautas para corregir la situación que les preocupa, este es el momento de dar el primer paso acudiendo al psicólogo. Una vez que comenzamos a trabajar es muy importante la implicación de los padres en el proceso de evaluación y terapia, ya que ellos son los que mejor conocen a sus hijos y lo que a ellos les importa y ocurre, con lo que se convierten en nuestros mejores intérpretes. También es importante comunicarse con los niños a través del juego, la imaginación y la creatividad, que es como ellos se expresan. Esta comunicación ha de ser a través de un fuerte vínculo entre el psicólogo y el niño que permita que ambos se encuentren cómodos, disfrutando de un momento único donde puedan expresar sus ideas, sentimientos y emociones de forma libre, y todo esto llevando un ritmo adaptado a las necesidades que el niño tiene para asimilar lo que le vamos pidiendo. El resultado de todo este proceso es el bienestar y la mejora de la calidad de vida de la familia.

 

Desde aquí nos ocupamos de

  • Hiperactividad
  • Problemas de comportamiento
  • Falta de habilidades sociales
  • Baja autoestima
  • Orientación educativa a padres y educadores.
  • Trastornos del sueño
  • Trastornos alimentarios
  • Trastornos afectivos
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Miedos
  • Estrés
  • Tics
  • Pis nocturno
  • Problemas atencionales
  • Problemas de aprendizaje (lectura, cálculo, expresión escrita, etc)
  • Problemas relacionales
  • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad
  • Trastornos generalizados del desarrollo
  • Discapacidad intelectual
  • Trastornos de la comunicación y de las habilidades motoras.